El sellado de tiempo y su validez jurídica

Read this post also in: Alemán

¿Qué es el timestamping o sellado de tiempo?

El timestamping o técnica de sellado de tiempo es un mecanismo que permite demostrar que una serie de datos han existido en un momento determinado y no han sido alterados en el tiempo.

 

¿Qué es una Autoridad de Sellado del Tiempo?

Una autoridad de sellado de tiempo, denominada por sus siglas en inglés como TSA (Time Stamping Authority), actúa como tercera parte imparcial y de confianza testificando la existencia de dichos datos electrónicos en una fecha y hora concretos y generando una prueba susceptible de ser presentada en un procedimiento judicial.

Las TSA se configuran como prestadores de servicios de certificación y proporcionan certeza sobre la preexistencia de determinados documentos electrónicos en un momento dado. La indicación temporal, junto con el “hash’’ del documento –el hash es una identificación única propia de la tecnología del sellado de tiempo- confirman de manera fehaciente la veracidad de información sellada.

En España la figura del prestador de servicios de certificación viene definida en el artículo 2 de la Ley 59/2003 de firma electrónica, en el que se expone que se denominará así a la “persona física o jurídica que expida certificados electrónicos o preste otros servicios en relación con la firma electrónica”. Esta misma ley en sus preceptos posteriores desgrana las diferentes formas y requisitos que deberán concurrir en las TSA para para que sus certificaciones gocen de validez legal. Así pues, sólo los sellos emitidos por un Prestador de Servicios de Certificación reconocido pueden ofrecer la fiabilidad exigida por la Ley.

En Terminis trabajamos con la Autoridad de Sellado de Tiempo (TSA) Tractis Webservices, que cumple con los estándares de procesamiento de información más exigentes a nivel internacional; FIPS 140-2 en EE.UU. y CWA14169 EAL 4+ en Europa.

Para que los datos queden asociados a un determinado instante en el proceso de sellado, se emplea una fuente de tiempo segura, siendo en el caso de España la ofrecida por el Real Observatorio de la Armada, que proporciona la base de la hora legal en todo el territorio nacional. Además, cabe destacar la precisión al microsegundo del UTC gracias a la sincronización con los satélites Navstar, permitiendo que ese instante en el que se genera el sello sea único, concreto y preciso.

 

¿Qué grado real de validez jurídica tiene la técnica del sellado de tiempo?

Respecto a la eventual aportación de pruebas en un procedimiento, la sentencia del Tribunal Supremo nº 2047/2015 da buena cuenta de la necesidad de emplear un sistema de autentificación de datos en línea que garantice que lo aportado (en forma de “pantallazo”, fotografía o documento transcrito) no ha sido ni ha podido ser manipulado. En el caso concreto se pone en duda la validez probatoria de unos pantallazos  que reflejaban una conversación mantenida en una red social. En concreto la sentencia expone que “la posibilidad de una manipulación de los archivos digitales mediante los que se materializa ese intercambio de ideas, forma parte de la realidad de las cosas”  y por consiguiente afirma  “la impugnación de la autenticidad de cualquiera de esas conversaciones, cuando son aportadas a la causa mediante archivos de impresión, desplaza la carga de la prueba hacia quien pretende aprovechar su idoneidad probatoria”.

La sentencia viene a reflejar lo que desde Terminis venimos ya apuntando. Cualquier persona con unos conocimientos básicos de edición puede manipular una captura de pantalla o una fotografía, y por ello resulta evidente la necesidad de dotar a la prueba aportada de una autenticidad más allá de la mera presentación documental. Es en este punto donde Terminis, a través del sellado de tiempo y la monitorización periódica de los contenidos en Internet, puede garantizar que, tanto el contenido visible, por ejemplo un pantallazo, como su soporte electrónico, el código de programación de la página, son auténticos, se produjeron en un momento determinado y no han sido modificados o manipulados desde la fecha de su certificación generando un documento privado identificable con el regulado en el artículo 326 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) que puede emplearse para probar la eficacia de cualquier contenido web o una comunicación en línea.

¡Genera tu primer sello de tiempo sobre contenido publicado en Internet!


¿Te ha gustado este post?

Si te interesa el comercio electrónico, la seguridad o el derecho de internet, déjanos tu correo electrónico y te informaremos cuando publiquemos nuevos contenidos. ¡Es gratis!

terminis

Evidencias digitales y textos legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *