¿Cómo generar pruebas de una infracción sobre Propiedad Intelectual? (Parte 2)

Read this post also in: Alemán

Cuestiones previas

El conjunto de derechos que conforman la Propiedad Intelectual es, en la era de la información, altamente susceptible de ser vulnerado. Esto sucede así debido a que gran parte de las obras que se publican en la actualidad no requieren de ningún intermediario, véase un editor o una discográfica, y son íntegramente volcadas por su autor en la red. Esta circunstancia propicia que el copiado o descarga de los contenidos que conforman la obra sea muy fácil de llevar a cabo por prácticamente cualquier usuario de Internet.

En el post anterior explicábamos cual era el primer paso para proteger nuestras obras o las de nuestros clientes en la red. La detección de la infracción se conformaba como elemento imprescindible y primera barrera para defendernos ante posibles usos fraudulentos, copias, reproducciones sin autorización, etc. Con la intención de proporcionar los medios de detección más eficaces, desde Terminis, compilamos las herramientas que hacían más sencilla la búsqueda de material fraudulento en la red. Pero, ¿qué sucede cuando descubrimos que efectivamente se ha producido la infracción y que por consiguiente podemos ejercer una acción contra el titular del sitio web en el que se han violado los derechos relacionados con nuestra obra?

En este artículo explicaremos cómo generar una prueba que permita acreditar la infracción cometida, incluso después de que haya sido eliminada del sitio web en cuestión.

 

Protección Legal

El sitio web que contiene la obra sin autorización del autor vulnera el derecho de propiedad intelectual que corresponde al mismo desde el momento de  su creación tal y como expone nuestro ordenamiento jurídico. En esta línea, la legislación sobre propiedad intelectual garantiza, mediante sus procedimientos, protección no sólo en los supuestos de infracción de los derechos de explotación, sino también en los casos en que derechos morales y relacionados con la remuneración son infringidos. Es importante señalar que no únicamente el autor goza de respaldo por parte de la ley; terceros y titulares de derechos conexos y/o afines tienen también garantizada su posición frente aquel que vulnere la obra en cuestión.

 

Registro

Toda esta protección deriva, como hemos apuntado, de la mera creación de la obra, sin embargo los diferentes mecanismos de registro disponibles dotarán de mayor fuerza nuestra reclamación por la vulneración de su contenido. En este sentido creemos interesante señalar de forma sucinta las diferentes opciones de registro con las que el autor o su representante legal cuenta para proteger su creación:

  1. En el repertorio de una sociedad de gestión: Dependiendo del tipo de obra a registrar, el autor podrá incluirla en el repertorio de una de las 8 existentes en España. Deberemos tener en cuenta que la cesión de la gestión puede llevarnos a perder cierta libertad a la hora de gestionar el licenciamiento de la obra.
  2. Registro de la Propiedad Intelectual: Registro público que ofrecerá una prueba iuristantum cualificada sobre los derechos de la obra a través de la expedición del certificado correspondiente. La mayor desventaja de este método es la dilación en la tramitación del registro, que pude llevar hasta seis meses desde su solicitud. Registro de la Propiedad Intelectual.
  3. Plataformas online de registro de la propiedad intelectual: Son muchas las iniciativas en este sector que permiten al autor registrar su obra de forma inmediata y de forma telemática. Estas plataformas suele ofrecer una garantía menos sólida y permanente que el documento público ofrecido por el Registro de la Propiedad Intelectual pero cuentan con la ventaja de la inmediatez de registro. Además suelen ofrecer servicios complementarios tales como publicidad en RRSS o búsqueda de obras fraudulentas en la red. Tal es el caso de la española safecreative.org.

 

Protección mediante una evidencia digital

Pese a tomar todas las medidas de precaución mencionadas hasta ahora, de poco servirá si iniciadas las acciones legales pertinentes, el titular de la web en cuyo contenido figuró la canción, texto, imagen o diseño que querríamos proteger, lo elimina, sabedor de que emprendemos acciones legales contra él o simplemente porque ya no le es útil.

¿Cómo demostramos que efectivamente la obra estaba ubicada de forma ilegal en un determinado sitio web? En Terminis te proporcionamos una herramienta con la que podrás generar una evidencia digital que demuestre de forma sólida que los derechos derivados de la creación fueron vulnerados con la publicación de la obra.

Las evidencias digitales o pruebas electrónicas de Terminis tienen validez legal internacional gracias a los mecanismos de sellado de tiempo utilizados en el proceso y a los sofisticados procedimientos informáticos llevados a cabo. Puedes obtener más información en este post.

 

¿Qué tienes que hacer para certificar el contenido de una web y generar una prueba electrónica? Es tan sencillo como copiar la dirección de la URL en la que se halla el contenido fraudulento en nuestro sistema y pegarla en el siguiente enlace.

¡Registra ahora tu primera prueba de infracción de propiedad intelectual!

 


¿Te ha gustado este post?

Si te interesa el comercio electrónico, la seguridad o el derecho de internet, déjanos tu correo electrónico y te informaremos cuando publiquemos nuevos contenidos. ¡Es gratis!

terminis

Evidencias digitales y textos legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *