¿Qué es el ciberacoso o acoso por internet?

En primer lugar, es necesario determinar qué es acoso y cuáles son las características para que se produzca en internet.

El verbo acosar refiere a una acción o una conducta que implica generar una incomodidad o disconformidad en el otro. Por lo tanto, se produce cuando una persona hostiga, persigue o molesta a otra.

Esto es, por supuesto, una definición muy amplia y cada persona tiene unos límites emocionales y físicos establecidos para determinar si se produce dicha acción.

Ciberacoso o acoso por internet es un tipo específico de acoso. Un estudio publicado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos lo define como “el uso de internet, correo electrónico, u otros dispositivos de comunicaciones electrónicas para acechar a otra persona”.

El acoso en Internet es un intento de utilizar correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica para atormentar, amenazar, acosar o realizar algún acto similar que pueda causar angustia a una persona.

Si alguien simplemente no está de acuerdo con otra persona, y muestra su disconformidad de forma desagradable, no se considera acoso. Alguien que le envía un único mensaje de correo electrónico que no es una amenaza, probablemente, tampoco sea considerado acoso. El spam, aunque es muy molesto, no es acoso.

En definitiva, el acoso consiste en el cruce intencional de sus límites emocionales o físicos de seguridad. La línea entre el acoso y el acecho normalmente se cruza cuando un individuo se da cuenta de que alguien está mirando su actividad online.

 

Una persona con la intención de acosar a otra persona, por lo general, quiere que sepan que lo está haciendo y va a participar abiertamente en la interacción online para ver la respuesta de la persona. A menudo se utilizan las siguientes técnicas:

  • mensajes no solicitados y comentarios en redes sociales.
  • mensajes de correo electrónico.
  • textos.
  • imágenes gráficas y mensajes dirigidos a la víctima.
  • chat o mensajería instantánea.

 

Una persona puede bloquear muchos de los mensajes, pero cuando empiezan a contener amenazas o contenido no deseado, la víctima puede reportarlos a las autoridades correspondientes.

Si estás recibiendo algún tipo de amenazas o cree que está siendo víctima de acoso en internet, puede ponerse en contacto con las autoridades.

Si necesitas generar una prueba con validez legal puedes ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de asesorarte.

 


¿Te ha gustado este post?

Si te interesa el comercio electrónico, la seguridad o el derecho de internet, déjanos tu correo electrónico y te informaremos cuando publiquemos nuevos contenidos. ¡Es gratis!

terminis

Evidencias digitales y textos legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *