Cómo evitar timos en el crowfunding, parte I/II

Decir que el modelo de financiación colaborativa conocido como crowfunding es a día de hoy  un éxito en casi todo el mundo, no es desvelar ningún secreto. Sólo en Europa, esta forma de micromecenazgo, movió el pasado año cifras cercanas a los 7.000 millones de euros y en España, cerca de dos millones de personas ya hacen crowfunding según el estudio sociológico de Two Much. Este espectacular crecimiento, al que muchos analistas económicos no dudan en tildar de burbuja, no ha venido acompañado, como suele ser habitual en nuestro País, de una normativa sólida que lo regule. Esta falta de un marco legal adecuado y la cada vez mayor permisibilidad de las webs que conectan proyectos e inversores a la hora de admitir cualquier idea como financiable (la célebre ensalada de patatas americana de 55.000 dólares) han llevado, casos anecdóticos aparte, a un preocupante aumento de las estafas en el sector; proyectos nunca acabados, recompensas que no llegan a los inversores, incluso, peticiones de financiación para productos supuestamente innovadores, que no son más que copias baratas de otros ya existentes. ¿Cómo podemos, entonces, evitar timos en el crowfunding? Comenzamos el primero de los dos post en los que abordaremos esta cuestión mostrando y analizando la cuestión desde la información que nos remiten las empresas del sector.

Si vamos a los consejos sobre seguridad y condiciones de uso que proporcionan las principales webs de crowfunding como Kickstarter, Indegogo o la española Verkami, encontramos algunas pautas a seguir a la hora de iniciar nuestra andadura en el crowfunding, ya sea como mecenas o como creadores. Algunos de los apuntes más repetidos son:

  • Los creadores son los responsables de los proyectos. Esta máxima se repite en prácticamente todas las web. Las empresas, pese a su actitud de cooperación con las autoridades (al menos en EEUU), parecen autoexcluirse, de entrada, ante cualquier responsabilidad por incumplimiento por parte de los creadores o desarrolladores de las campañas.
  • Son muchas las recomendaciones insistentes acerca de la iniciativa que deben adoptar las partes a la hora de buscar la información sobre creadores, proyectos y colaboradores a fin de considerarlos como dignos de confianza. En este sentido las webs intentan ser lo mostrar que son lo transparentes posibles, sin embargo, en los últimos tiempos, el exponencial aumento del número de campañas aceptadas, puede dar una idea de la laxitud con la que los requisitos de identificación y seguridad están siendo tenidos en cuenta.
  • Recomendaciones también encaminadas al seguimiento de perfiles; periodicidad con la que son actualizados, comentarios de otros usuarios y preguntas respondidas por los responsables.
  • Finalmente algunas de estas webs presumen del empleo de sofisticados algoritmos que supuestamente deben detectar cualquier incidencia o proyecto sospechoso de ser un timo. Sin embargo estos programas requieren, como es lógico, de una mano humana que determine en última instancia el grado de fiabilidad del proyecto.

 

Entonces, ¿Existe algún medio para evitar los timos en el crowfunding? En el siguiente post, explicamos como la certificación digital, puede ser clave no sólo para evitar las estafas a los mecenas, sino (y tal vez más importante) puede ayudar a que la financiación de un proyecto sea además de segura, exitosa.

 

¿Te ha gustado este post?

Si te interesa el comercio electrónico, la seguridad o el derecho de internet, déjanos tu correo electrónico y te informaremos cuando publiquemos nuevos contenidos. ¡Es gratis!

terminis

Evidencias digitales y textos legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *