Cómo probar judicialmente publicaciones en Internet

Pruebas digitales y sellado de tiempo: cómo probar judicialmente publicaciones en Internet

Comencemos con una sencilla pregunta; ¿Aportas pruebas eficaces junto con tu demanda? Bien, antes de que arrugues la nariz en señal de incredulidad ante lo aparentemente obvio de la cuestión, piensa detenidamente la respuesta. Es cierto, puede que en la mayoría de casos, la respuesta sea “Sí, claro que presento pruebas eficaces, al menos empleo tiempo y esfuerzos intentando que lo sean”.  Pero, centremos todavía más la cuestión ¿La eficacia de tus pruebas documentales, es lo suficientemente sólida cuando versa sobre un contenido ubicado en la red? ¿Cómo probar judicialmente publicaciones en internet, de forma que la impugnación de las mismas, no las eche por tierra? ¿Sabes lo que es una prueba digital y un sellado de tiempo?

En este artículo te mostramos las alternativas existentes, así como las apreciaciones que la Ley y la jurisprudencia hacen sobre la aportación documental de contenido en internet en forma de captura de pantalla, de prueba pericial, como documento notarial así cómo acerca de la prueba digital o electrónica.

2066059587_26e7eb3538_b
Las capturas de pantalla son poco más que papel mojado a efectos probatorios

El fin de los Pantallazos como evidencia

No nos engañemos, habitualmente, la presentación como prueba documental de una publicación en la red se ha hecho mediante una captura de pantalla o “pantallazo”. Hasta ahora cuando queríamos denunciar aquello que figuraba en una página web, o los comentarios de una red social nos limitábamos a pulsar Ctrl + ImprPant. Con la “foto” hecha, imprimíamos físicamente el documento y listo. Fotocopia recién sacada del horno y preparada para adjuntar como documento número X. Sin embargo, los tiempos cambian y esta metodología parece estar en vías de extinción. Tengamos en cuenta un par de apuntes al respecto:

  • Al margen de valoraciones legales o jurisprudenciales, cualquier persona estará de acuerdo con que el valor probatorio “real” u “objetivo” de este tipo de documento, es cuanto menos, bastante cuestionable. La facilidad con la que una captura de pantalla puede ser manipulada, por cualquiera de las partes implicadas o incluso por terceros, hace que este tipo de prueba documental sea poco más que papel mojado ante cualquier impugnación sobre su autenticidad en la audiencia previa del juicio.
  • Era cuestión de tiempo que nuestros jueces y tribunales se pronunciasen al respecto de esta realidad, y es en mayo de 2015 cuando el Tribunal Supremo, en su sentencia número 300/2015, se expresó claramente acerca de la escasa validez de dichos documentos:

La posibilidad de una manipulación de los archivos digitales mediante los que se materializa ese intercambio de ideas, forma parte de la realidad de las cosas (…) De ahí que la impugnación de la autenticidad de cualquiera de esas conversaciones, cuando son aportadas a la causa mediante archivos de impresión, desplaza la carga de la prueba hacia quien pretende aprovechar su idoneidad probatoria”.

O lo que es lo mismo, el pantallazo como prueba documental, tiene pocas o nulas posibilidades de ejercer sus efectos como Prueba Plena en el juicio. Especialmente si la parte contraria se opone o impugna su autenticidad, lo que dada su efectividad, es más que probable. Una alternativa parece consistir en el acompañamiento del pantallazo de un informe realizado por un perito informático, o que su presentación venga certificada como documento público notarial. Veamos los pros y contras de estas dos opciones.

 

Peritos, notarios y realidad digital

Mediante el informe técnico de un perito informático colegiado, podemos llegar a crear una prueba, que posteriormente, mediante la certificación de un notario adquirirá la condición de documento público a efectos probatorios.

Asimismo, acudiendo directamente a un despacho notarial, podemos certificar ante el mismo, el contenido visible de una página web, mediante métodos básicamente analógicos.

Notario old School
Notario S. XVI

Sin embargo, además del elevado coste (en torno a los 200 euros) que la certificación de un solo sitio web puede suponer, éste método encuentra su principal punto débil, precisamente, en el tiempo que requiere emplear para llevar a cabo el proceso de prueba.

La realidad volátil de los contenidos digitales ubicados en la red implica que con suma facilidad estos pueden ser modificados o borrados por sus creadores mucho antes de que el perito realice las comprobaciones técnicas pertinentes o de que nos podamos sentar ante el notario y éste de fe de aquello que figure en la web. Esto tiene una relevancia mayúscula si lo que pretendemos es demostrar que una información, publicación, conversación, comentario o anuncio realmente existió en un sitio web durante un momento concreto en el tiempo. Y no sólo eso, sino que además, no fue modificado durante el proceso de certificación y presentación de la prueba. En este sentido, las pruebas digitales se configuran como alternativa a tener muy en cuenta.

Pruebas digitales y Sellado de tiempo

La innovación tecnológica en los sistemas de generación de pruebas digitales sobre publicaciones en la red, respaldada por el marco jurídico-legal, ha llevado a la popularización de la técnica conocida como Sellado de tiempo o “timestamp”.

¿En qué consiste el Sellado de tiempo?

Se trata de una herramienta que, mediante la actuación de un tercero de confianza (una Autoridad de Sellado de tiempo), permite generar una prueba digital sobre cualquier contenido o publicación de internet con validez jurídica internacional, de forma instantánea y a un precio muy accesible. En este artículo encontrarás más información acerca del timestamp, su proceso y su validez legal.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento no podría ser más sencillo; basta con copiar y pegar la Url de la web que queremos certificar en nuestro sistema y generar la prueba.

Por último dejamos a tu disposición una Guía Completa sobre cómo los abogados pueden hacer frente a la presentación de una prueba de este tipo así como todas las cuestiones relacionadas con pruebas digitales y presentación de pantallazos como prueba. Desde la normativa, internacional y española, vigente y referida al tema en cuestión, pasando por las tendencias doctrinales y jurisprudenciales, así como la idoneidad de las actuaciones a llevar a cabo en cada uno de los momentos procesales.


¿Te ha gustado este post?

Si te interesa el comercio electrónico, la seguridad o el derecho de internet, déjanos tu correo electrónico y te informaremos cuando publiquemos nuevos contenidos. ¡Es gratis!

terminis

Evidencias digitales y textos legales

One thought on “Cómo probar judicialmente publicaciones en Internet

  1. Desgraciadamente la realidad muestra una sociedad irrespetuosa con el trabajo de los demás, razón por la que la ley tiene que crear y mejorar constantemente los procesos reguladores, admitiendo documentos como prueba que, como usted bien dice, sufren ser de carácter volátil, razón por la que el documento escrito se hace imprescindible, debiendo convivir ambos de forma conjunta y complementaria.

    Muy buen artículo, aunque quizá haya echado en falta la exposición de mecanismos que regulan el derecho de los propios ciudadanos que deciden crear estos contenidos.

    Saludos,

    Carlos García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *